La L- carnitina, es un nutriente que se fabrica (se sintetiza) en el hígado los riñones, a partir de la lisina (aminoácido esencial) y con la ayuda de otras sustancias como son: la metionina (aminoácido), las vitaminas B6, vitamina C y hierro.

  • Propiedades de la L-carnitina:

La función general de la carnitina es la de trasportar los ácidos grasos al interior de las células, para que estas grasas sean utilizadas en forma de energía por las mitocondrias celulares. Por tanto y debido a que la carnitina acelera el proceso de la combustión de lípidos, se ha observado que la deficiencia de carnitina lleva a una menor producción de energía y al aumento de tejido adiposo (grasa).

De lo dicho se extraen otras propiedades beneficiosas de la carnitina, como por ejemplo, la mejora de las funciones cardiovasculares, ya que mejora el rendimiento del músculo cardiaco y elimina el colesterol LDL ("colesterol malo), aumentando el LDL ("colesterol bueno).

Favorece la eliminación de las grasas para obtener energía, por lo que aumenta el rendimiento físico, reduciendo la grasa corporal y aumentando la masa muscular. Esta última propiedad es la más interesante de cara a deportistas y culturistas, que en los últimos años han visto la suplementación con L-carnitina como la "panacea" para obtener un cuerpo fibrado sin grasa. Sin embargo hemos de decir que todavía existen trabajos de investigación contrastados que demuestren estos efectos y sus pormenores.

La pega está en que la L-carnitina sólo captura las grasas para quemarlas, en el momento que el cuerpo tiene una necesidad de energía y no existe glucosa en sangre ni glucógeno. La degradación de las grasas (las reservas de energía del organismo) siempre es el último caso, cuando no tiene glucosa o glucógeno para degradar. Es decir, mientras el cuerpo tenga azúcares para quemar no va a quemar la grasa por mucha L-carnitina que tengamos. Obviamente es necesario un gasto importante de energía que obligue al cuerpo a necesitar energíia, para que la carnitina actúe buscando esta fuente de energía. En el caso de que se de un ejercicio físico y una dieta baja en grasas es posible que entonces sí, la L-carnitina aumente el consumo de grasas. Sin embargo no es una "pastillita mágica que deshace las grasas". Por tanto es muy importante llevar a cabo:

  1. Una rutina de ejercicios.
  2. Una dieta baja en grasas.

En el caso contrario sí está demostrado que la falta de carnitina relentiza el metabolismo de las grasas, aumentando el tejido graso del cuerpo.

  • Fuentes alimenticias de carnitina:

Sobre todo la carnitina se encuentras en las carnes, mayormente en las carnes rojas. También la encontramos, aunque en menos medida, en el tempeh (proteína vegetal obtenida de la soja), en los productos lácteos y en el aguacate (palta).

  • La suplementación con L-Carnitina: Presentación, dosis y posibles inconvenientes:

La presentación puede ser variada, siendo la más común la presentación en cápsulas. La dosis diaria adecuada de carnitina en cualquiera de sus formas suele oscilar entre los 1500 mg y los 4000 mg dividida en varias dosis (por lo menos se recomienda, más de una). Es decir 2 dosis de 750 mg a 2000 mg por dosis. Se recomienda usar con precaución en personas con problemas renales. No obstante y cómo siempre recomendamos en nuestra página, estos consejos son meramente informativos y no tienen carácter médico, antes de tomar cualquier fármaco es imprescindible consultar a su médico.

Os recomendamos leer nuestro artículo sobre:

Dieta para aumentar masa muscular.

Rutinas de entrenamiento

Abdominales marcados – vientre plano