Category Archives: Alimentación y VIH

El VIH y la dieta

Una buena nutrición es importante para todas las personas, pero es esencial para las personas infectadas por el VIH. Como sabemos, por lo general, no se toman en cuenta todos los aspectos relacionados con la nutrición cuando hablamos sobre la infección por el VIH, sino que la atención está centrada en el tratamiento farmacológico y clínico, olvidando la importancia de la alimentación. Sin embargo, en las diferentes etapas de la infección por el VIH aumenta de manera considerable el riesgo de malnutrición y la dieta repercute tanto en la digestión como en el aprovechamiento de los alimentos.

Hay que tener presente que una buena nutrición no tiene relación positiva en la prevención del VIH ni en la curación del sida, pero puede ayudar al organismo a resistir los efectos de la enfermedad, retrasando su proceso de desarrollo.

Teniendo presente la relación entre una buena nutrición y la mejora en la calidad de vida de las personas infectadas con VIH, en este artículo daremos recomendaciones nutricionales para conservar el estado nutricional, acelerar la recuperación de infecciones y mejorar la tolerancia a los medicamentos.

¿Qué es el VIH?

VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) es el virus que causa el SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida). Este virus se pasa de una persona a otra por medio del contacto de sangre a sangre o por vía sexual. Una mujer embarazada que esté infectada también puede pasar el VIH a su bebé durante el embarazo o el parto, al igual que al amamantar o dar pecho. Si una persona está infectada con el VIH no significa que tenga SIDA, sin embargo, tarde o temprano desarrollará el SIDA.

Recomendaciones nutricionales y VIH

Para las personas infectadas por el VIH, la nutrición y dieta cumple un papel muy importante tanto en el mantenimiento de un apropiado peso corporal, como en favorecer ciertos procesos como son:

  • Asimilar mejor el tratamiento farmacológico.
  • Evitar la desnutrición
  • Ayudar al refuerzo del sistema inmunitario
  • Colaborar en la construcción y reparación de células y tejidos del organismo.

Para cumplir con este importante papel de la dieta en los infectados por el VIH se deben consumir muchas proteínas y carbohidratos, pero regular el consumo de las grasas.

Proteínas
(Pescado, carnes, nueces, frijoles, aves, huevos, etc.)
Nos ayudan en el crecimiento y en la reparación de las células y en la formación de anticuerpos
Carbohidratos
(Hidratos de carbono)
(Pan, papas, cereales, arroz y pastas).
Nos proporcionan energía y es de fácil asimilación
Grasas
(nueces, semillas, y aceite de oliva)
Nos proporcionan energía de reserva, se recomienda no exceder el consumo de grasas, además de consumir las grasas no saturadas (nueces, semillas, y aceite de oliva); mientras que no se recomienda las grasas no saturadas (mantequilla y productos animales).
Vitaminas
(vitamina A, complejo B, vitamina C, D, E y K)
Nos ayudan como reguladores de diversos procesos metabólicos, éstas se encuentran en sustancias químicas imprescindibles para el funcionamiento del nuestro organismo.
Minerales
(Calcio, Fósforo, Magnesio, Hierro, Zinc, Yodo, Selenio, Cobre, Manganeso, Fluoruro, Cromo y Molibdeno).
Nos ayudan a metabolizar las grasas, las vitaminas y los carbohidratos
Agua Nos ayudan a disminuir los efectos secundarios de los medicamentos.

No se debe consumir alimentos que no estén bien lavados, para evitar las posibles infecciones estomacales, lavándose además bien las manos, evitando consumir huevos crudos o mal cocinados, alimentos guardados o productos expirados y consumir preferentemente agua embotellada.

Vamos a daros un ejemplo de un menú para que os sirva de guía, sabiendo que podéis hacer todas las combinaciones que se os ocurran usando verduras, carne, pescado, lácteos, huevos, etc

Desayuno
A media mañana
Comida
Merienda
Cena

Te con leche, Café con leche.

Galletas, cereales o tostadas.

1 zumo natural

1 yogurt

Ensalada (lechuga, tomate, maíz, atún)

Merluza con patatas hervidas o asadas.

1 merengue casero

(batir 2 claras de huevo a punto de nieve, añadir edulcorante y un toque de canela).

Sopa de verduras.

Pollo asado.

1 yogurt.

Os recomendamos además leer nuestro artículo sobre la importancia del agua: